viernes, junio 08, 2007

Lo que nos pasa a nosotros.

Ya fué, Cúcuta. Después del titánico (sin sarcasmo) partido contra el Boca, donde lo único que dejó de pasar fué que se metiera una vieja en cueros en medio del partido a restregarle las tetas en la cara del árbitro, quedan las siguientes reflexiones (y no es por llorar, porque Cúcuta perdió bien) de lo que siempre le pasa a los equipos colombianos:

  • Si en La Bombonera, o Morumbí, o Centenario llegan a tirar bengalas encendidas en la cancha en medio del partido, se suspende momentaneamente hasta que se restablezca el orden, mientras el árbitro piensa "Ah, que muchachos tan locos!". Si pasa en el Manuel Murillo Toro o en el Jaime Morón, suspenden el partido, y dan ganador al equipo visitante, mientras el árbitro se asusta pensando que son cilindros bomba.
  • Si hay una neblina que no permite al jugador ver ni al técnico que lo está puteando en medio del partido, hay que esperar que el tiempo se mejore. Si pasa en Tunja, o en el estadio de Ventanas (?) el visitante se retira porque no hay garantías, además que con esa neblina le pueden robar el maletín. Si estamos en Colombia...
  • Si en el último minuto hay un leve contacto con un jugador colombiano dentro del área, y este se piscinea, le meten amarilla al de acá, si es en el Amalfitani o Monumental o Defensores del Chaco. La misma situación, pero para el local, es penal seguro y expulsión.
  • Si se mete Jorge Luis Bernal a protestar a la cancha, lo encanan. Si es Russo, Leao o Markarian, lo entrevistan.
  • Si la figura del equipo argentino o brasileño está jugando mal, se desquita con un gol. Si la figura del equipo colombiano está jugando mal, se caga y se esconde en medio de la neblina.
  • Si hay un torneo de medio pelo como la Copa de Oro, y resulta que por causalidades de la vida el único jugador de categoría que haya dado Panamá en los últimos 10 años está jugando en el equipo colombiano, manda la selección. Si es en otro lado, aceptan, hablan con Blatter y como contraprestación bajan a 2000 metros el límite para jugar con la selección.

Concluyendo: La culpa de la eliminación del Cúcuta se comparte entre Nicolas Leoz y el Indio Motilón, que no pudo ir al estadio hoy.

Ah. y P.D. Y aprovecho la oportunidad para decir: Leonard Pajoy, paquetón!!!

5 comentarios:

  1. No es que esté diciendo que sea la maravilla, pero Pajoy al menos creo dos opciones de gol, o estuvo ahí, pero Martinez y Macnelly (¿estuvieron?). Pajoy pecó por inexperto.

    ResponderEliminar
  2. nojoda compa tronco de amargue el de anoche... por aca debería ocurrir mas a menudo lo que paso en medallo en la copa del 94, cuando se metio el fan con su revolver-billetera, para ver si enhueva a los visitantes.

    ResponderEliminar
  3. Una muestra más de que en este mundo el fútbol es de los argentinos. Y cuando no es de los argentinos por sí mismos, Blatter, Amarilla, la maldición del garabato o quien sea hace que vuelva a Argentina.

    "Che, motilón, metete la niebla por el orto!"

    ResponderEliminar
  4. Yo no entiendo porque tenemos que culpar a los demás de que los colombianos seamos tan güevones en la vida, Si hubiera sido Boca el visitante ni por el putas hubiera jugado en esas condiciones, pero como éramos los colombianos nos dejamos comer de cancha y de hinchada... la culpa no es de ellos por avivatos y por charlarse el árbitro, sino nuestra por pendejos...

    ResponderEliminar
  5. pajoy es de paja

    y huele a estudiantes o zamora

    ResponderEliminar