domingo, septiembre 19, 2010

Crónicas LMDF: Una tarde en el Atanasio Girardot

Aprovechando que los convocados a un encuentro futbolístico sabatino arrugaron de una manera ignominiosa (?), decidí ir al estadio con mi hijo de 8 años, el acérrimo hincha del DIM, para ver a la Panzereta contra el Envigado. Demás está decir que desde que llegué de regreso a Colombia, estaba que mataba para ir a ver al DIM en vivo. Pero si la idea me rondaba, la plata no, por lo que las intenciones morían en un magro aguante televisivo. Y cuando la plata no era un issue (?) resulta que andaba yo de viaje por el mundo (bue, por municipios de Antioquia, pero el oxímoron se mantiene). Y mi hijo dale que dale montándomela con que lo llevara a un partido. Y yo mijo no tengo plata. Y él papi pero hay que ver a Choronta. Y yo sí mijo pero es que Choronta no nos dá para el mercado. Y él papi pero es que a mi amiguito de la Torre 6 el papá lo lleva a los partidos de Nacional. Y yo claro, mijo, pero es que ese viejo hijodetreintamilputas es un oligarca, como todos los putos hinchas de Nacional, Medallo es pasión y pueblo, carajo, te quiero. Y mi mujer deja de enseñarle groserías al niño y lava los platos. Y yo sí mi amor (?).
El caso es que no solo me salvé de estar sólo como un pedazo de pelota esperando solitario en una cancha a los compañeros que nunca iban a llegar, sino que aproveché la coyuntura de la arruga colectiva (?) para llevarme a mi muchacho al estadio, para que conozca de primera mano el ambiente del fútbol. En el Metro le hablé de las grandes gestas del equipo, de los ídolos que han sabido regar las canchas colombianas con magia y calidad, del campeonato del 2002, de Malásquez, de Pareja, del Mao, de Ponciano Castro... hasta que el pelao me preguntó porqué Felipe Pardo se comía tantos goles, y se me cortó todo. En la estación del Metro de San Antonio comprobé con alborozo que éramos muchos los hinchas rojos: tantos que pensé que el estadio se llenaba y me comencé a preocupar por la parte logística del asunto: yo con mi hijo en una turbamulta. Pero el resultado final de la taquilla mostró que seguramente, el 60% de los que uno veía en la calle tenían otros planes, pero igual se vestían con la camiseta del DIM para hacer aguante simbólico. Virtual. Etéreo. Llegué al estadio a las 2:30 p.m., con el ambiente caldeado. Me refiero al calor tan hijueputa que hacía, porque en cuanto a hinchas, había menos presencia que la del Estado colombiano en la Amazonia.

Del partido poco voy a decir que no puedan leer de los medios que (jejeje) saben (jijujoja): los 30 primeros minutos del partido fueron los mejores que se le han visto al DIM D.L. (Después de Leonel (?)), con toque, llegada, un gol y muchos comidos, ayudado por la estrategia del Envigado de dársela a los de rojo. Pero las pocas veces que los naranjas atacaban el respetable paría: cualquier balón que lloviera al área nuestra se filtraba mágicamente entre los centrales y se convertía en una ocasión de gol. Es más: te apuesto que tiraban un fajo de billetes de 100 dólares en el área del DIM y nadie lo agarraba (?). El asunto culminó en un partido flojo y en un empate inesperado pero merecido.
Así que compartiré con ustedes mis impresiones de la tarde, cosas que develan un pedacito de mi alma (?), aunque puede que no le interese a nadie, o puede que sí, o puede que quién sabe.
Las cosas de hoy que son diferentes a cuando iba al estadio de joven (?)
Sé, ahora va menos gente: Aunque no lo crean (?). En la época en que fuí al estadio de manera regular (1990-1995) a uno le tocaba llegar al Atanasio mínimo a las 11:30 a.m., hacer una fila de 2 Kms para entrar (si uno tenía boleta: porque al desgraciado (?) que se le ocurría la malhadada idea de comprar la entrada en las taquillas del estadio esa misma tarde, salía apretujado, arrastrado, con el culo rastrillado y en 1 de cada 3 casos sin billetera), esperar un rato larguísimo a que abrieran las puertas, y apenas cruzaba la entrada arrancar en carrera como un loco, en medio de la avalancha de tipos que corrían como un pelotón de rusos cargando posiciones alemanas en Stalingrado, todos con el mismo objetivo de conseguirse un puesto decente en la tribuna. El que llegaba después de las 2:00 p.m. se resignaba a entrar en puntillas como bailarina de ballet, sorteando dificultosamente a la masa de hinchas sentados y malhumorados por la larga vigilia previa al partido, sólo para encontrar (si estaba de buenas) un lugarcito pegado al alambrado que separaba a Popular. O sea, era como ir a Popular pero sin onda y pagando mucho más caro.

Pero el sábado no. Las tribunas lucían grandes parches vacíos, tantos que en realidad los parches estaban compuestos de hinchas (?). Lo que me lleva a preguntar (como muchas veces lo hemos hecho por acá) el porqué del extraño comportamiento de la hinchada del DIM, que acompañábamos al equipo cuando llevaba 200 años sin ganarse ni el Trofeo al Fair Play, y ahora que hemos ganado 3 títulos en 8 años nos quedamos en la casa. Para lo cual tengo las siguientes teorías:
  • Ahora la gente tiene menos plata. Ur*be perro oligarca (?),
  • Los hinchas del DIM tienen (tenemos) menos plata que los del Nacional.
  • Los hinchas del DIM, tal como dice ese mito urbano, somos menos que los del Nacional. La proporción no sé cuál es: eso del 70-30 es una vulgar copia (otra más) importada de Argentina (así se joden los de Lanús - Bandfield, por ejemplo).
  • La hinchada está aburrida del ¿juego? que exhibe la Panzereta.
  • Un partido contra Envigado atrae menos gente que una eventual campaña "Noemí 2014-2018".
  • La Televisión hace que la gente deje de ir al estadio. Pero eso no afecta a los hinchas del Nacional, que no son gente. (Perdón (????)).
¡Ahora se ven viejas buenas en el estadio!: En los 90 esperar a ver viejas buenas en el Atanasio era como aspirar a ver un segmento de al menos 10 segundos que no sea indigno ni ridículo en "Día a Día" de Car*col: pura utopía. Al menos cuando jugaba el DIM el 95% de las mujeres que llegaban al estadio eran:
  • Matronas morsáceas pasando largamente la cuarentena;
  • Esmirriadas y resignadas amas de casa acompañadas de sus maridos;
  • Desgreñadas y palurdas mujeres que a primera vista provenían de sectores en los que o matas o te matan (?);
  • Mujeres maduras con algo de atractivo pero abuso inmisericorde de maquillaje.
El 4.5% eran peladas jóvenes, de las cuales la mitad parecían la foto oficial de algún equipo ecuatoriano, y la otra mitad tenían algo de atractivo, que se les perdía debajo de la pinta gatuna y los gritos de "¡¡¡¡Sacáaesegonorreahijueputamalparido´omeeeee!!!!". El restante 0.5% eran cipote de hembras. Pero la compañía de señores con pinta de andar fuertemente armados disuadía de hacer una observación más descarada. Así que la cosa se quedaba en una mirada de soslayo (?).
Por eso el sábado me extrañó ver por aquí y por allá pelaítas bastante potables, bastante. Digamos que no me sentía sentado en medio de casting de "America's Next Top Model", pero al menos en medio del sopor del partido, podía uno bien refrescar la mente oteando a la flaca tetona de dos filas abajo, o a la chiquita pelinegra con un culo bien puesto, o la monita con cara de muñeca cerca a la salida. ¡Parece que el segmento de las hinchas del DIM está tomando otro nicho!

Ojo que éstas son la retaguardia (?) de una fila de 5 hembrotas, pasa que no alcancé a tomarlas sin boletearme feo (?)
Nos volvimos exigentes: ¡La puta madre, cómo nos volvimos de exigentes los hinchas del DIM! De esa frustrada resignación que manteníamos hace muchos años ya, pasamos a ser más intensos que los hinchas del Real Madr*d. Resumo:
  • Íbamos 1-0 y la gente contenta, aplaudiendo todas las jugadas y animando al equipo. Si alguno mandaba el balón a la mierda todos aplaudíamos: "Essssooo, buen intento, pelao!". Una ocasión de gol fallida y todos soltaban el Uuuuuuuuuuuuuuuuuuhhhhhhhhhhhhhhh seguido de otro aplauso: "¡Ya la siguiente entra!". Aunque no faltaba el viejo amargadísimo de la fila de abajo que mascullaba un "Eeeeso, sigan así, comiendo goles que nos van a empatar..."
  • Empataron los muertos de naranja: impaciencia general, desespero a medida que pasaban los minutos y comienzan los gritos a intensificar en escala de malalechez. Si alguno mandaba el balón a la mierda todos lanzaban el clásico ¡¡¡¡Eeejjjjjjj!!!! seco y fastidiado: "¡Para qué hacés eso ome!". Una ocasión de gol fallida y todos soltaban el Uuuuuuuuuuuuuuuuuyyyyyyyyyyyyyyyjue-puuu-taaaa seguido de otra puteada: "¡Qué hacés ome mula!". El viejo amargado de abajo seguía mascullando "Eeeesoo, ya sabía yo que botando goles no ganábamos ésto..."
  • Mandan a calentar a Justin Arboleda: la mayoría de la gente se saca, y no faltan las quejas de "Cómo vas a meter a esa mula". Entró el negrito y todos chiflando. La toca el negrito y siguen chiflando. La caga el negrito y la chiflada es generalizada. No joda, al menos déjenlo que la cague un semestre antes de chiflarlo...
  • Gol nuestro, 2-1 el marcador al minuto 90. Alegría generalizada, jolgorio y carnaval (?). "¡Ejjj, casi que no!". Y el viejo de abajo (y tal vez otros 3 o 4) masculla preocupado un "Ahora no vaya a ser que nos dejemos empatar..."
  • ...y 30 segundos después, empatan los de naranja. Un generalizado "Ajjjjjjjjjjjjjperoquéesestoommmme!". La gente se para y le dá la espalda a la cancha, en actitud de franco desespero. Hasta acá todo es muy parecido a cualquier afición: pero después se va todo a la mierda: la gente se para y comienzan las puteadas generalizadas al equipo, la directiva y sobre todo al Pánzer. Qué cosa: a los mismos (casi) que nos dieron tantas alegrías hace 9 meses ahora los putea la afición por un partido medio malo que tuvieron contra un equipito de mierda...
Los Toques de Color (naranja)
Otra de las cosas que cumplí en la vida: conocer a un hincha de Envigado! O dos, porque 2 señoras de edad indefinida que estaban sentadas a 3 filas abajo de mí (de esas señoras que uno se imagina que se llaman Lía y Beatriz Amparo) nadie les paró bolas, hasta el momento en que salió a la cancha el equipo naranja, y se pararon a aplaudir con todo el entusiasmo que le daba su edad madura y su más que obvia falta de ocupación (?). En ese momento iba pasando un viejo con camiseta, gorro y llavero del DIM, que les tiró, burlón e incrédulo, la pregunta "¿Y es que ustedes son hinchas del Envigado?". "Sí señor" respondieron a coro las viejas, con una dignidad parecida a que si les hubiesen preguntado "¿Y es que ustedes llegaron vírgenes al matrimonio?". Una falta total de códigos del viejo (?).

Dos british en la tribuna viendo al Poderoso. ¡Cómo nos viene a ver desde afuera! (?)
El pueblo no se olvida de Oro$co
Sale el Envigado a la cancha y se nota en medio de los jugadores, a un señor alto y barrigón, que por un momento pensé que era el asistente técnico de Sarmiento afiebrado con el uniforme. Entonces me acordé que Andrés Orozco se había ido para Envigado en éste campeonato. Aparte la ayuda nemotécnica provino del respetable, que en una buena porción se paró iracunda a espetar con bastante odio "Orozco perrro hijueputa", "Orozco mercenario", "Orozco traidor", "Orozco morite". Yo confieso que también le grité una que otra cosilla (?), pero vino el acabóse cuando el paralítico ese nos metió el empate: se redoblaron los gritos y Orozco como si nada. Al final del partido y con los ánimos caldeados, mucha gente se estorbó para insultarlo con denuedo. Ya con la cabeza fría, pienso que para qué putear a un tipo cuyo trabajo es jugar en equipos de fútbol, si además ese mismo muerto de hoy hace 8 años en plenitud de forma fué clave para que nosotros consiguiéramos una estrella después de 3 siglos. Pero, yo qué sé: uno llega calmado al estadio y esos malditos hacen que uno pierda la cabeza (?).
Mi hijo de 8 años o cómo sufrir con el DIM desde chiquito

Ir al estadio con un niño de 8 años es un cuento: mi muchacho llegó con la gran expectativa de ver buen fútbol y se fué aburrido por el bodrio ofrecido por esos hijos de la gran puta (?). Pero en medio todo fué alegría, sufrimiento, mucha curiosidad y conversaciones que terminaban con la frase (dicha por él, ojo) "...es que Nacional es lo peor". Lo último me hizo pensar en la posibilidad alarmante que mi heredero se convirtiera en un barra brava en potencia, pero al verlo preguntarme tímidamente en voz baja "¿Papi, aquí se puede gritar? Es que me da pena..." me tranquilicé. Pero sobre todo preguntó un montón de cosas, algunas de ellas plenas de una enternecedora ingenuidad: "Papi, cuál clásico es más importante: DIM-Nacional o Real Madrid-Barcelona?", "¿Dónde están los hinchas de Envigado?" y sobre todo "¿Quién tiene más hinchas, Nacional o el Barcelona? (!!!!!!!!!)". El regreso a casa fué algo triste, con mi muchacho aburrido por el empate y dándole vueltas al gol de ellos en el minuto 91. Así que le conté que el primer partido que ví en mi vida del DIM en el Atanasio lo ví perdiendo 3-1 contra el Junior, en 1979 (!!!!), lejanos tiempos en los que la letra "X" unicamente se usaba para escribir la palabra "Xilófono". Mi muchacho se calmó con la evidencia que, definitivamente, ser hincha del DIM es para machos...
Y por último, una pregunta...


¿Sabe usted dónde está su perro en éste momento? (?)

18 comentarios:

  1. Pri? bueno... en todo caso... que chimba de Entrada don YSEC, que bonita anecdota el mostrarnos la primera vez que tu hijo fue y puteó en una tribuna... ahora por favor revisele los cuadernos con mas frecuencia, no xea que empiexe a excrbir axi(?)

    ResponderEliminar
  2. Bueno saber que a don Eric Clapton le gusta venir a ver el fútbol de nuestra tierrita.

    Dios (God) no es colombiano, pero sigue al Poderoso.

    ResponderEliminar
  3. jaaaaaaaaaaajajajajajajajaja que genio que sos Maestro. Hace rato no me reía tanto con la crónica de un(a muerte anunciada(?)) partido. Muy natural, pobre de tu hijo, debió seguir el camino de la mamá. Edipo, dónde te metiste(?)

    ResponderEliminar
  4. Jaajajajajjajaja me hubiera querido reir por el empate al minuto 91 pero lo sucedido en Neivayork (?) No me lo permite. Viejo excelente entrada como siempre y pues que falla que no haya podido haber llevado al pelao cuando al equipo lo dirigia Leonel. Y si, mucha razón, Orozco sólo estaba haciendo su trabajo. Pero aún así es un tipo muy puteable....

    ResponderEliminar
  5. ah maestro,que grande que sos viejo,excelente tu relato de la primera vez con 4.............mil quinientos,mejor que todo el mundo arrugo para el partido,nos hubieramos perdido de esta excelente entrada jajjaja un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Apoyo irrestricto al profe Panzer... está haciendo las cosas bien... para los demás equipos(?)

    Que viva el chuzo de perrita(?)

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaj excelentísimo post maestro!

    Por lo leído aqui, valió la pena esa "arrugada colectiva"

    ResponderEliminar
  8. Es bueno que lleves a tu hijo y empiece a entender el por qué de las úlceras de YSEC...

    Nota aparte, ese par de englishmen estaban supercontentos (?) al ver que acá tambien tiene buen nivel la segunda división (?), ya que al parecer son seguidores del Reading...

    ResponderEliminar
  9. Inmenso post de la gran puta, como siempre don YSEC, especialmente el comienzo donde me cagué a carcajadas imaginándome la escena con su párbulo (?). Yo por mi parte, no puteo a Orozco porque sea un indigente de mierda (?), sino porque me demostró que existen escorias peores que Humberto Mendoza y preciso lo demuestra en Nacional este puto Judas (?).

    ResponderEliminar
  10. tenia muchas ganas de partidito pero buehhh pasa que un combo de arrugones...

    del post me gusto la escena del.... "yo soy el tiene la ultima palabra en mi casa"..... "Si mi amor"

    ResponderEliminar
  11. Lo último me hizo pensar en la posibilidad alarmante que mi heredero se convirtiera en un barra brava en potencia, pero al verlo preguntarme tímidamente en voz baja "¿Papi, aquí se puede gritar? Es que me da pena..." me tranquilicé.

    jajaja todavia me estoy riendo..

    bueno Caliche(?).. ya todos estamos seguros que tu hijo no sera un barra brava, lo que si nos quedo claro es que va a sufrir el resto de su vida(¿)..

    Awante el verde carajo(!!!)

    ResponderEliminar
  12. don YSEC las felicitaciones como siempre sobran.. muy entretenido tu escrito. Como por ahi decis en tus observaciones del pasado creo que solo le cambias DIM por otros equipos del FPC y pasa creo lo mismo. como nota final de todas maneras si en algun momento tu hijo te pregunta que equipo es el papa del DIM le podes decir que la mecha(?)

    ResponderEliminar
  13. Excelente alianza estratégica, ¿Será que se conforma próximamente el ReaDIMg? (????)

    ResponderEliminar
  14. Graciela, muchachos. Lo bueno de compartir éstas experiencias es que ustedes, cuyo segmento de edad indica que el primer partido que vieron en su vida fué el ascenso a primera de Equidad (?), tengan puntos de comparación. Lo anterior aplica a casi todos, menos a una persona que no mencionArlen (????), pero cuya edad que vió al Caimán Sánchez tapando y dijo "Éste pelao tiene futuro".

    ResponderEliminar
  15. jajajja no jodas maestro,acaso soy el unico no nacido en los 90,de tus fans?

    ResponderEliminar
  16. Gran post don YSEC. Me trae recuerdos de mis primeras idas al estadio. No debería ir enseñándole al pelao a hacer catarsis en un blog? La monserguita (?) puede ser. En la foto se puede apreciar un ojetín (?) de blanco.

    ResponderEliminar
  17. oiga viejo YSEC que se cuenta.

    He pillado el blog suyo, varias veces y me parece una chimba, ahh y por cierto, lo del chuzo de estadio, fue un buen detalle.

    Visite mi blog

    ResponderEliminar
  18. el andres nomás9/26/2011 12:57 a.m.

    jajajaj yo soy de Nacional, pero que carajo ! la crónica está muy buena, llena de hilaridad y sarcasmo, y me identifico en muchas cosas (en un sentido hermosa y verdolagamente contrario por suerte!), de todas maneras yo aprecio esta forma de ver el juego y de sufrir, venga de donde venga, y, haciendo algo similar al pontífice que mediante una bula dijo que los indígenas de América tienen alma, lo reconozco, los hinchas del DIM tienen alma xD ... buena nota loco

    ResponderEliminar