martes, noviembre 25, 2008

Investigación exclusiva de 7mo Día para LMDF

Recuperada de unos tapes que botaron desde Car*col durante una limpieza general a sus oficinas, encontramos esta investigación de 7mo Día que nunca se presentó al aire por presiones de la comunidad chipriota en Bogotá. Como nadie lo reclamó le cambiamos una coma aquí y un punto allá y lo firmamos nosotros. No es plagio, es recopilación de información...
Los Antecedentes (tam-tam-tam! -música de suspenso)
Desde muy joven Yilberth Arrieta Jaramillo se destacó en el mundillo del futbol pre-re-semi-aficionado de Sincelejo por su poderosa pegada y su carisma en la cancha (así llamaba la prensa del Meridiano de Sucre y El Universal sección Sucre a la permanente puteadera de Yilberth a sus compañeros: "No joda, pasame el balón!", "NOOO JODAAA, no me viste?!", "No joda, ponganle ganas a esto o me voy! (?)"). El joven prospecto, criado toda la vida en el barrio Majagual de la capital sucreña, era conocido por sus actuaciones en las canchas y por el permanente desflore de vírgenes de todas las condiciones y clases a nivel municipal y departamental. Una serie de situaciones en conjunto lo hicieron tomar la determinación de irse a Barranquilla a probarse al Junior. Indudablemente un hecho importante que le ayudó a reflexionar fue que el padre de la joven Cindy Tatiana Yahud (en líos con la justicia por vinculaciones a grupos paramilitares) lo andaba buscando para "pegarle un tiro a ese hijueputa". El señor Yahud lastimosamente no pudo alcanzar a darle su cordial despedida al jugador en la Terminal de buses de Torcoroma, donde se embarcó apuradamente el joven Yilberth para Barranquilla.
La suerte del joven sincelejano en el Junior fue dispar: jugó 3 partidos (entró de suplente a los 85 minutos en todos ellos), metió 0 goles y se ganó 2 tarjetas amarillas. Debido a esto a final de año quedó libre y solo era recordado por algunos aficionados en noches de tragos en el barrio Rebolo de Barranquilla: su nombre siempre se pronunciaba con el prefijo "Te acuerdas de ese paquetón de ____" y terminaba con el sufijo "____jajaja, culo de man tronco!". Yilberth no jugaba mal, pero la llegada del jugador argentino de 21 años Facundo Esteban Rigotardini no le dió espacio para mostrar sus condiciones. Poco importó que después de jugar 29 partidos y anotar 5 goles (3 de penal) y devolverse a su país se supo que Rigotardini tenía en realidad 28 años y llevaba 2 años lesionado. De hecho, ya estaba haciendo el curso de técnico cuando lo llamó Enrique Chapman a jugar al equipo tiburón. Pero esa es otra historia.
La crucial decisión (tam-tam-tam!!!! Prrrrum!!!)
El hecho es que, decepcionado, Yilberth pensó en dejar el futbol y volver a Sincelejo, donde lo esperaba un futuro seguro de Profesor de Educación Física en algún colegio público. Pero cuando estaba a punto de hacerlo se le ocurrió una idiota (?), motivada por la infausta experiencia que había pasado en el Junior: Se haría pasar por jugador argentino para tener más oportunidades. A esa conclusión llegó después de ver la situación de Rigotardini, un tronco más malo que Saddam Hussein, pero que por obra y gracia de su pasaporte tuvo miles de oportunidades en la cancha mientras él calentaba banca en el Metropolitano. Así que decidió cambiar de identidad: pensó que nadie se iba a acordar de él, que con su fisonomía paisa (derivada de su madre oriunda de Amagá) y con algunos leves cambios en el look y hablado se haría pasar por jugador rioplatense. Contactó a un amigo que por alguna razón le decían El Pirata, el cual le cobró 250.000 pesos por la falsificación de pasaporte y documentos de identidad argentinos, que revisó por Internet. Yilberth se cambió el nombre a Javier Pablo Arregui Jaramillo (?), nacido en River Plate, Argentina. Como tal gastó sus últimos pesos en viajar vía Rapido Ochoa y Expreso Bolivariano a Neiva con el objeto de probarse en el Atlético Huila, en donde se presentó con su nuevo nombre, pelo semilargo, tatuaje en el hombro derecho con una runa maorí y camiseta con la leyenda "San Carlos de Bariloche":
-Che, linda - le dijo a la secretaria del Atlético Huila, la cual ipso facto se irguió en su silla, se arregló el pelo y sacó pecho como si estuviera en revista militar - ¡Qué lindas son las colombianas, loco! Mirá, necesito hablar con el Mister (?) Javier Álvarez, quiero mostrarle a Colombia mi capacidad. Dale, llamalo, eh?
Ante el llamado de la aturrullada secretaria el profesor (aka Mister) Àlvarez accedió a hacerle una prueba al presuntamente rioplatense delantero. Los resultados fueron positivos, por lo que se justificaron las declaraciones del técnico opita al día siguiente a la prensa local "Estamos ante la presencia de un jugador de clase mundial. Aqui en el Huila estamos muy contentos, pero muy, muy contentos con la presencia de Javier Pablo, que según informes bastante fidedignos que tenemos fue el que le enseño a hacer la rabona a Messi. Con Javier Pablo y Mayer Candelo tenemos para ir a Japón el otro año, pues". Arrieta (aka Arregui) debutó en el siguiente partido contra Cúcuta banqueando al juvenil Freddy Montero, que en ese momento era el goleador del equipo. Convirtió un gol y fue catalogado "La Figura del Partido Doble Anís".

La Metamorfosis

La vida de Yilberth (aka Javier...o al revés, mierda) cambió desde ese momento: se afianzó en la titular del equipo opita y fue considerado por todos los medios locales como "El Búfalo", "ElTitán" o "El Killer". Estaba en su salsa: jugando seguido, metiendo goles, ganando plata y sobre todo con acceso indiscriminado a las niñas de alta sociedad opita, las cuales caían derretidas apenas Yilberth decía un "Dale, que querés que te diga...sho soy asi". A los que le preguntaban donde había jugado en Argentina decia que "En las inferiores de Sportivo Descamisados Unidos de Comodoro de Rio Cuarto y Estero", y como ningún periodista quería admitir que no tenía ni idea de cual carajo era ese equipo, nunca investigaron nada. Sus actuaciones en la cancha seguían siendo notables. Su prodigiosa pegada con la izquierda seguía intachable, como lo demostró en una pelea con dos guardaespaldas en el Festival del Bambuco en Neiva, cuando los bajó de dos cross de izquierda por un lío de faldas con la candidata del Cesar. Su fama creció: Tito Puccetti lo contactó para hacerle una nota cocinando un asado, pero Arrieta se disculpó diciendo que "Ya estoy adaptado a Colombia" (???).

El Declive

Su estrella pareció afirmarse cuando lo contrató Santa Fe como pieza vital de su proyecto para el siguiente campeonato. Ilusionado llegó a la capital colombiana, donde formó una tremenda tripleta con Luis Yanez y Leider Preciado que hizo temblar a los bares de la Zona Rosa. Lastimosamente no le fue bien en el aspecto futbolístico (metió 2 goles en 18 partidos), por lo que, después de la eliminación de Santa Fe de los cuadrangulares finales fue vendido a Sport Boys del Callao.
Allí comenzó un periplo para Yilberth (aka Javier Pablo Arregui), que en 6 años incluyó pasos por Emelec, Coquimbo Unido, otra vez Santa Fe, Libertad de Paraguay y otra vez Santa Fe, que lo volvió a contratar como pieza vital para el proyecto del equipo en el siguiente campeonato (a finales del año anterior el presidente de Santa Fe dijo que iban por José Sand, Gonzalo Bergessio, El Pocho Lavezzi o Javier Arregui). De Santa Fe fue a parar en la 5ta fecha (cuando ya era popular homenajeado por acá) al Ekhimosis Nicosia de Chipre, donde milagrosamente revitalizó su carrera convirtiéndose en figura local por 2 años seguidos con un impresionante record goleador de 25 tantos en 54 juegos.

Cual Ave Fenix (música de Así Habló Zaratustra)

Tan bien le fue en Nicosia que una tarde fue contactado por miembros de la Federación Chipriota de Futbol con una singular propuesta: querían que Arregui jugara para el seleccionado de Chipre! El Ex-Yilberth, ya completamente posesionado en su papel de Javier Pablo Arregui, la pensó: tenía temor de que se descubriera la falsedad en su pasaporte (ya se había enterado hace unos años que River Plate no es una ciudad de Argentina), así que pidió tiempo para pensar y tomar una decisión. Los miembros de la Federación aceptaron, pero le pusieron como condición que moderara su vida licensiosa (que incluía sonados affaires con la popular presentadora local Pitiriasis Versikoloras), lo cual no le sonó mucho a Yilberth. Mientras tanto, un famoso diario deportivo argentino de circulación masiva escribió, debajo de la noticia "Román metió dos goles de penal en la práctica de ayer", un artículo titulado "No son giles los chipriotas", que palabras más palabras menos hablaban de que Arregui (hasta ese día desconocido en Argentina) era un ejemplo palpable de la fuga de talentos rioplatenses para jugar en los países del viejo mundo. La web del diario se llenó de comentarios como "Nos lo van a afanar, esos putos", "chipriotas forros", "river sos la vergüenza nacional vamos vokita" (?) o "griegos culiaos porque no nacionalizan al muerto de Belluschi para que nunca juegue en la seleccion ese amargo".
El caso tuvo su clímax cuando el flamante técnico de la Selección Argentina, Diego Armando Maradona, declaró en Fox Sports que "Yo a Javier lo vengo siguiendo desde hace tiempo desde que jugaba en Wimbledon (?)... es un jugador como a mí me gustan... Pasarella es un puto... Javier Pablo es el 9 que yo quiero, tiene dinámica, tiene potencia, tiene trabajo en equipo, tiene todo...todo, me entendés?". Javier (aka ya saben quien) escuchaba muy contento esta entrevista. Acto seguido el Diego prosigue "Eso sí, a Javier lo necesito en buena forma... no puede andar con boludeces con las minas... yo me equivoqué y pagué, que piense en sus hijas antes de tirar su carrera por la borda... si Javier va a estar en la selección tiene que ser disciplinado y dejar esa vida... que no se le escape la tortuga, por pelotudo".
Cuando estaba en el clímax el debate de si Javier Pablo Arregui debía jugar en la Selección Argentina (el 67% de los votantes en una encuesta del diario opinaban que sí) o en la de Chipre, Yilberth Arrieta Jaramillo de pronto se fugó de Chipre con rumbo desconocido. Fuentes cercanas a LMDF aseguran que volvió a Sincelejo con su identidad original para trabajar como profesor de Educación Física en un colegio femenino de bachillerato.

13 comentarios:

  1. JUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUA!

    Magistral, genial, sublime, barrilete cósmico (?).

    ResponderEliminar
  2. Jajaja.. Excelente Post...

    Ojala que el AMERICA aproveche que éste notable jugador está en Colombia, y lo recupere para el Futbol(???)

    ResponderEliminar
  3. juaaaaaaaaaa, a eso agréguele algo más en su actualidad, que el tipo volvió con 'el pirata' y le pagó a este otros 250000 para que le ayudara a acceder en las desaforadas compensaciones por pensión de maestros en Cajanal, pero tiempo después se da cuenta que a esta la intervinieron, por lo que esa platica se perdió(?)

    ResponderEliminar
  4. JAAAAAAAAAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!!!

    A YSEC de dónde le da para sacarse tanta maricada??? jajajajajaja, mejor post del año lejos!!!

    ResponderEliminar
  5. "Estaba en su salsa: jugando seguido (en el barrio), metiendo goles, ganando plata(?) y sobre todo con acceso indiscriminado a las niñas de alta sociedad _______"

    YSEC, si va a tomar una parte de mi vida avíseme(?)

    Brillante el post, pero veo con preocupación mi futuro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Lo felicito, su post es excelente, una tragicomedia fantastica, ojala que nos siga deleitando con mas cronicas de este tipo.

    ResponderEliminar
  7. jajajaja excelente post!!

    agerguele que jugaba en la cancha de arena del barrio el cortijo

    ResponderEliminar
  8. Mmm... hombre, yo soy fiel lector (que no comenta mucho) suyo y no me quiero dejar llevar por lo que dicen los que han opinado antes... Pero éste post sí no me gusto ni poquito (algo rebuscado y monótono).

    En fin, espero que sigás posteando como antes.

    Suerte, y excelente blog, de eso no hay duda.

    ResponderEliminar
  9. Ah, Walsari, conoce la cancha de El Cortijo!

    Se les agradece a todos sus comentarios. Les anuncio que la vida de Yilberth será proximamente llevada al Cine, protagonizada por Marcelo Cezán.

    ResponderEliminar
  10. Parce, sublime! hasta me comi las uñas leyendo el final de la historia...

    ResponderEliminar
  11. claro que si YSEC soy de Sincelejo.

    ResponderEliminar