sábado, mayo 12, 2012

Postales de un pasado no necesariamente peor Vol II: el Kokoriko (sí, Kokoriko) Tolima 1981

Cronológicamente los años 80 comenzaron en, sí, adivinó, 1980. Pero en términos reales digamos que por ahí en el 83 comenzó eso de los peinados sobrecargados de pelo y gel, decoración de neón, ropa de colores chillones, y Amparo Grisales con la misma edad que tiene ahora. Porque los 70, estética, musical y hasta futbolísticamente murieron apenas hasta 1982, y digo futbolísticamente porque si en los 80 nuestros equipos comenzaron a hacerles estorbo a otros a nivel continental, durante la década anterior se caracterizaron por ser aquellos simpáticos clubes que servían de calculadora para ver quién de los argentinos, uruguayos o brasileños pasaba de ronda por diferencia de gol.

Y a éstas alturas más de uno se estará preguntando a dónde putas queremos ir. Es que se nos vino todo eso ahora que queremos seguir con la serie de posts que comenzamos aquí y que no finalizaremos hasta el fin de los tiempos (?): hoy mostraremos la postal del histórico Tolima modelo 1981. Ese equipo se quedó en el disco duro de los que veíamos fútbol por esos días no solo por el impresionante combazo que armaron para ser campeones, sino por el horror estético y cacofónico que resultó como consecuencia del patrocinio de una conocida empresa de pollos asados: no se limitaron a colocar un horrible y llamativo logo en el uniforme, sino que le cambiaron el nombre al club, que oficialmente se llamó Kokoriko Tolima (!!). Convengamos todos en que si te refuerzan tu equipo tradicionalmente lleno de muertos con figuras de primer nivel, pero a cambio le meten el pomposo (?) nombre de un asadero de pollos al nombre de tu club, te debe generar una serie de inquietudes existenciales más larga que una noche desvelado en el monte. Y que se vengan de a uno los hinchas del Tolima, toditos los 5, a refutar si no es así.

Pero dejemos la cháchara, que aquí está la foto del equipo, a la larga subcampeón ese año:
Foto tomada de aquí
Aparecen de pie, de izquierda a derecha: Hernán Torres, Hugo Gallego, Luis Montúfar, Luis Ramírez, Gustavo "Piña" Mendoza, Américo Quiñones. Hincados (?), en el mismo sentido: Evaristo Isasi, Janio Cabezas, Victor Hugo del Río, Cristino Centurión, Heberto Carrillo. Destaquemos a algunos:

  • Sí, éste Hernán Torres es éste, el mismo que como técnico ha hecho una exitosa carrera (si obviamos ese detalle enojoso de no haber salido campeón). En ésta foto, la verdad, aparece de vainas, porque el titular indiscutido era un tal Oscar Héctor Quintabani, que se lesionó en pleno cuadrangular final y tuvo que dejarle el sitio a Torres por dos partidos. Por esos días Hernán Torres era un buen prospecto: creemos que no le fué mejor en su carrera (por ejemplo, los hinchas del DIM lo recordamos con particular fijación) por el exceso de banca que acumuló en sus años mozos, mortal para un arquero.
  • Interesante ver a Hugo "El Fracaso es la cuota inicial del éxito" Gallego en la época en que aún no era ese técnico que si, es por lo que muchos dicen que sabe, tuviera hoy de ayudante de campo a Mourinho (?). Era un central correcto, recio y con mucho liderazgo. Hoy es un vocero no oficial del Maturanismo, incluso repitiendo sus frases de cajón. Hacía pareja en el centro de la defensa tolimense con el samario Luis Montúfar.
  • De Luis Ramírez podemos destacar cosas como que era el único titular habitual tolimense de ese equipo; o que era el capitán; o que jugaba de marcador de punta (el viejo nombre de eso que hoy llaman lateral) con resultados no brillantes pero sí efectivos; o de su respetable carrera en el fútbol colombiano. Pero, frívolos que somos, preferimos resaltar su setentoso y poblado bigote que le confería un aura de tipo agreste y de mexicano de película de vaqueros muy útil para un defensa de sus características. Imagínate que te salga a marcar ese tipo, tú pensando "Ji, me tocó el chofer de mula éste, debe ser bien pesado, lo bailo toda la tarde", hasta que te mande por los aires de un levantón, y ahí sí la piensas antes de gambetearlo. El marcador del otro lado era el llanero, o bogotano, bah, es lo mismo (?) Heberto Carrillo.
  • De Américo Quiñones hablamos ya alguna vez. Otro de los inventos del doctor Ochoa, cuando comenzó su jubilación en la selección Colombia.
  • El otro samario del equipo era el grossísimo Gustavo "Piña" Mendoza, volante central bastante áspero pero no particularmente cochino. El popular "Piña" tuvo una larga y consistente carrera en Unión, Santa Fe, Junior y Tolima, equipos en los que se comía crudo el mediocampo rival desde la majestuosidad de su eterno afro. Un grande y poco recordado volante setento-ochentoso.
Pero lo más calidoso de éste equipo lo lucía en la línea ofensiva: tenía un ataque más peligroso que un veneno vencido. Éstos jugadores a continuación hacen parte del Olimpo de ídolos del Deportes Tolima, junto con la billetera del senador Camargo (?):
  • El paraguayo Evaristo Isasi, campeón de América con Olimpia y su selección en 1979, puntero rapidísimo, hábil y goleador.
  • El bonaverense (no de Buenos Aires, bruto, sino de ese puerto sobre el Pacífico que ha parido corrupción y grandes futbolistas por partes iguales) Janio Cabezas, de similares características pero en ámbitos más locales (?) y recordado también en Manizales y Bogotá (en el club que hace muchos años no queda campeón... eh, es que hay que aclarar cual: el Santa Fe).
  • El argentino nacionalizado paraguayo Cristino Centurión, delantero potente y hábil con una larga y prolífica carrera. Alcanzó a jugar varios partidos con la selección paraguaya.
  • Y finalmente, el ídolo máximo de la historia del Tolima: el grandísimo Victor Hugo del Río, mediapunta o centro delantero argentino, zurdo, muy hábil y aparte de todo goleador. Un verdadero monstruo que lamentablemente le tocó un equipo condenado al permanente fracaso (?). Lástima que no lo contrató un, digamos, América. Aunque viendo el destino que sufrió el 80% de los cracks que contrataba el doctor Ochoa en esos días, podemos decir: gracias a Dios no lo contrató el América...

17 comentarios:

  1. Víctor Hugo del Rio, que estilo tan glamero, un adelantado a su época, parece salido de un video de Motley Crue o Poison.

    ResponderEliminar
  2. Hay que recordar el golazo que le hizo Heberto Carrillo al Júnior, en el último partido del cuadrangular final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anapo, en muchas partes hablan de ese gol. Estuvimos yutubiándolo y no lo encontramos.

      Eliminar
    2. Es que es muy complicado conseguir imagenes del futbol colombiano diga usted, del 85 para atrás, dado que este país siempre fue mucho mas cercano a la radio que a la televisión por esas epocas. En eso si envidio a los peruanso que cuentan con buenos archivos de video del futbol de los 70 y mediandos de los 80.

      Eliminar
  3. Para aportar a esta historica foto, el infante que esta con Janio Cabezas es Jaime Cabezas. El otro parvulo con Cristion Centurion no se quien es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaime Cabezas, conjeturo (?) que hijo de Janio?

      Eliminar
    2. Janio procreo tres vastagos: Jaime, volante de ida y vuelta (chofer), Efren, portero (edificio Quintas del Lupanar en Ibague) y Silvino, marcador (de corte y confeccion).

      Eliminar
  4. impresionante foto... la familia que no deja de decirme vendido(?) me hablaba bellezas de este gran Tolimita q de la mano de Victor Hugo del Rio (máximo goleador del FPC durante 2 años en esa epoca) hacia delirar a la fanaticada(?)

    No sabia q Hernan el chito Torres estuviera desde tan joven vinculado a los pijaos...

    Esselente post don YSEC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Error viejo ivancho, el Chito era otro, era Freddy Torres, quien es primo de Hernán Torres

      Eliminar
    2. Freddy Chito Torres y Hernan Gudis Torres. Primos.

      Eliminar
  5. Lo triste es que los equipos colombianos volvieron a ser esos "simpaticos" clubes que sirven de caluladora no solo a brasileros, argentinos y uruguayos, si no tambien a ecuatorianos, chilenos, paraguayos, mexicanos...

    ResponderEliminar
  6. Este Tolima fue el mismo que jugó la libertadores en el 82, es verdad que la jugaron en Bogotá?

    ResponderEliminar
  7. 1. Estuve en el estadio el día del gol de Heberto Carrillo. Qué digo gol: golazo!
    2. Tolima jugó la Libertadores del 82 en El Campín. Se cayó un pedazo de tribuna en noviembre del 81. El torneo local sí lo jugaba en el Rojas Pinilla-Serrano de Ávila-San Bonifacio-Murillo Toro.

    ResponderEliminar
  8. Compañero, gran artículo. Hay que anotar que Isazi fue tambien campeón del Mundo de Clubes con Olimpia y de Copa América con Paraguay. Victor Hugo es Diestro; aunque usaba por igual la dos piernas.

    ResponderEliminar