martes, febrero 26, 2013

Top 10 de bajonazos históricos de selecciones Colombia - Parte I


Debajo (o detrás de (o en medio de (o adyacente a) o… marica, ¿cómo era?))) de la fanfarria de torneos más hechizos que prestigiosos, de publicidad hasta en la costura de las pantalonetas, de juegos de video fantasiosos para que los losers se sientan habilidosos, de camisetas vendidas a trillones de incautos, de rivalidades de marketing más ásperas que las de China y la URSS en plena guerra fría, de hinchas de Chiriguaná peleando por facebook con otros de Marialabaja acerca de si es mejor Messi o Cristiano Ronaldo… digo, además de eso el fútbol tiene espacio para el juego como tal. Sí, el juego, ustedes saben… la pelota, veintidós tipos pateándola, el gol, la mística...sí, eso. Que por ser objeto de tantas pasiones contenidas está lleno de muchos lugares comunes disfrazados con intelectualidad de postín, digna de álbum de Arjona. O verdades más trilladas que "Hotel California" (como aquella de "el fútbol es blablablá once contra once y blablablá gana Alemania"). Y, entre todas ellas, un axioma que se destaca por un trágico nivel de efectividad cercano al 94.727%:

Los logros alcanzados por el fútbol colombiano son inversamente proporcionales a la expectativa previa generada entre la afición.

¡Ahhhhhhh, se habían olvidado de ese, mariconazos! Y ojo, que por estos días el aficionado medio colombiano (no el medio-colombiano, sino el aficionado medio colombiano, me entienden...) emite declaraciones con un tenor cercano a “ya estamos en Brasil 2014”. Pueblo: no olvidemos tantas veces en que los aficionados estábamos con más expectativas que RCN y Car*col esperando a que se muera un artista famoso para montarle una telenovela, solo para terminar cayendo indefectiblemente en medio de aleteos y búsqueda de culpables. Ahora que se dejó de escuchar las frases idiotas tipo “Uich (?), ojalá esos mercenarios futbolistas tuvieran la misma berraquera que Mariana Pajón y Rigoberto Urán! Ellos sí sienten la camiseta!",  el Politburó de La Monserga del Fútbol ha compilado un Top 10 de bajonazos históricos de las selecciones Colombia, ideal para leer en tardes de bochorno estival, o mientras espera a la mujer que termine de hacer el mercado, o cuando se hace el que está estudiando mientras sus compañeros de universidad están haciendo el trabajo por usted. Para que no dejemos de hacer fuerza hasta el partido en Asunción, llave.

Aclaración previa: una derrota NO es necesariamente un bajonazo. Ejemplo: la eliminación en primera ronda en Francia 98 era más previsible que un álbum nuevo de Maná. En cambio, los hechos que relacionaremos a continuación - con el patrocinio de la campaña "Mockus Presidente 2010 - 2014" - sí fueron topetazos que hicieron que el aficionado sintiera la fuerza del poder salino de todo un país creyéndose victorioso antes de tiempo.


Top 10 de Bajonazos históricos de selecciones Colombia

10. Colombia 0 - Yugoslavia 5 - Mundial de Chile 1962 - 7 de Junio de 1962 - Arica (Chile)

Un grandísimo (?) proveniente de la Prehistoria
El porqué del optimismo desmesurado de la masa futbolera criolla: nuestra primera prueba mundialista se afrontó con la expectativa y cagazo normal dadas las circunstancias. Después de un debut agridulce contra Uruguay (perdimos 2-1 jugando bien; ergo, una gran victoria moral) nadie esperaba ese extrañísimo y épico 4-4 contra la URSS: íbamos perdiendo 4-1 contra una selección de primer nivel mundial, pero en 20 minutos los nuestros sacaron dentro de sí el tan tradicionalmente colombiano espíritu reaccionario (?) para empatarle el juego a los comunistas.


Lo que bastó para que comenzara la habladera de mierda entre la prensa y las tertulias de café (el facebook de la época) para hacer cuentas de si con la victoria en la siguiente fecha ante Yugoslavia nos alcanzaba para clasificar. Es que si hoy hablamos mierda cuando metemos más de tres goles en un amistoso contra Belice, ¡imagínate cómo eran esos tiempos! (dice una crónica de la época: “En Colombia la jubilosa celebración fue total. Tanto en Bogotá como en otras ciudades y pueblos del país se organizaron desfiles espontáneos por parte de millares de aficionados (!!!). En el hipódromo de Techo y los diversos estadios del país -en ese tiempo no se aplazaba la jornada doméstica de fútbol para seguir el mundial- se vivieron manifestaciones de delirio colectivo. Las salas de cine suspendieron la presentación de sus cintas para informar sobre el resultado del partido. En residencias particulares y edificios se izó la bandera nacional (!!!!!)". Tantas cuentas alegres se hicieron que se obvió el hecho que los yugoslavos eran una fuerza de primer orden en el fútbol europeo, con algunos cracks como este.

Qué pasó: Nos pegaron un baile de novela (de hecho parecido al que nos pegaron los soviéticos en el primer tiempo): faltando casi media hora ya íbamos abajo 3-0. La gente esperaba inocentemente la repetición del milagro, pero nones: los discípulos del Mariscal Tito nos metieron dos goles más, y nos quedamos sin ni siquiera otra victoria moral más para pegarnos.

El post-bajonazo: nos demoramos mil años (bueno, 28) en volver a un mundial. Y allá nos encontramos con los molestos yugoslavos, a los que no pudimos ganarles tampoco esta vez. Pero tuvimos que haberlos asustado, porque después de ese mundial decidieron - sabiamente - separarse en varios países para evitar una futura venganza colombiana.

9. Colombia 0 - Brasil 2 - Copa América 1991 - 19 de Julio de 1991 - Santiago (Chile)

Diego Osorio perdiendo en la carrera y en la vida (?) con Renato Portaluppi
El porqué del optimismo desmesurado de la masa futbolera criolla: Era el primer compromiso oficial de la era Post-Pacho (la primera de tantas). Al que le tocó asumir el reto de reemplazarlo fue, precisamente, a uno de la vereda opuesta: Luis Augusto “el Cheque” García, el padre de tantas cosas variadas y nefastas que le han pasado al fútbol nacional (como el Millos campeón a punta de chequera, o su hijo (?)). El Chiqui, inteligente, no cambió mucho de la base de Maturana (salvo un par de convocados impensados un año atrás: Eduardo “Malaleche” Pimentel  y Augusto Vargas Cortés (!!)). El punto más alto de la primera fase fue la victoria 2-0 ante un espantoso Brasil (dirigido por Paulo Roberto Falcao), al que le ganamos por primera y única vez hasta ahora en la historia en un torneo oficial mayor (sí, leyó bien) con goles del Pipa De Ávila y el inoxidable (de pie) Arnoldo "El Guajiro" Iguarán (sentarse). Hete aquí (?) que dicha victoria generó que empezáramos otra vez a hablar mierda. La segunda fase (cuadrangular) se encaró con gran optimismo. Empezamos empatando contra el local Chile 1-1 en un partido que dominamos casi todo, y nos tocó otra vez Brasil…


Qué pasó: …el juego fue espantoso, pero esta vez de lado y lado: nosotros no armábamos un Lego de cuatro piezas y ellos tampoco, pero hicieron los goles. El Pibe cada vez que agarraba el balón lo rodeaba el Catenaccinho, y nuestros delanteros (el Pipa y "El Palomo" Usuriaga, reemplazante del gran "Guajiro" esa noche) no la vieron ni en la repetición. Total que Brasil nos ganó 2-0 sin sobrarle absolutamente nada, y quedamos sin chances ya de título.

El post-bajonazo: perdimos contra Argentina (que quedó campeón con esa victoria) y el $hiqui se retiró de la dirección técnica de equipos de fútbol para dedicarse a sus negocios particulares.


8. Colombia 0 - Paraguay 5  - Copa América 2007 - 28 de Junio de 2007 - Maracaibo (Venezuela)

David Ferreira, Gerardo Vallejo, Luis Gabriel Rey y John Viáfara preguntándose qué mierda estaba pasando...
El porqué del optimismo desmesurado de la masa futbolera criolla: El torneo supuso el debut oficial de Jorge Luis Pinto como técnico de la selección. Lo que hace preguntarnos porqué putas había optimismo (?). Se armó para esa Copa América un equipo respetable bajo la batuta (?) del irascible y azaroso entrenador santandereano; del que no se esperaba que hiciera ver a los nuestros como la Holanda del 74, pero al menos mucho orden defensivo se suponía que iba a haber. El debut en el torneo nos tocó contra una Paraguay que venía de un horrible Mundial el año anterior, y en la que debutaba como técnico un tal Gerardo "Tata" Martino. El partido se veía complicado, pero había en general una sensación de trabajo serio que iba a dar frutos próximamente...

Qué pasó: Los frutos se pudrieron antes de tiempo: Paraguay nos encajó un lapidario y contundente 5-0 que dejó aroma a ciclo cumplido antes de empezar. 

El post-bajonazo: jugamos bien (y perdimos) contra Argentina, y chao. A Pinto lo dejaron el tiempo suficiente para cagarnos la clasificación a Sudáfrica 2010

7. Colombia 1 - Alemania Oriental (RDA) 3  - Mundial Juvenil 87 - 14 de Octubre de 1987 - Valparaíso (Chile)

El porqué del optimismo desmesurado de la masa futbolera criolla: parte de la historia de esa selección juvenil la reseñamos acá. Fue la primera vez en toda nuestra sufrida y magra historia que un seleccionado colombiano fue a un Mundial acompañado del mote "vigente Campeón sudamericano". A pesar de la paridera con la que se ganó ese apelativo, había optimismo en que los muchachos hicieran un buen papel (en esos tiempos la lógica del aficionado era casi enternecedora: "quedamos encima de Brasil ==> Brasil es la mejor selección de todos los tiempos ==> somos mejores que Brasil"). 

Poniéndonos la mano en el corazón: el equipo era una mierda (?): lo salvaban J.J Tréllez, Wilmar Cabrera, Eduardo Niño, el Niche Guerrero. El resto era un combinado de muchachos con muchísima hombría, como casi todos los troncos (?). Y empezamos bien el torneo, con un gris triunfo ante la desconocida Bahrein por 1-0 (gol de Tréllez). La gente esperaba una goleada, pero bueno, al menos ganamos... En la segunda fecha se esperaba obtener la clasificación ante otra incógnita: la República Democrática Alemana (aka Alemania Oriental), que para nada tenía el prestigio ni poderío de su hermana capitalista, opulenta y decadente (?). Éramos los campeones de Sudamérica, ya iban a venir las goleadas... 

Qué pasó: vino la goleada, pero en contra. Fue un triunfo inapelable por 3-1 (el gol nuestro otra vez de Tréllez, de penalty en el último minuto), que no se vio ni por un momento amenazado por lo que hacían los nuestros. Fue una superioridad física, futbolística y táctica tan abrumadora que el 3-1 dio la sensación de quedar corto. La figura de los alemanes opresores fue un monito alto, flaco y muy habilidoso, que metió los tres goles: a ese después lo vimos en la selección de la Alemania reunificada y en el Borussia Dörtmund  campeón de Europa luciendo el nombre de Matthias Sammer

El post-bajonazo: nuestras esperanzas de un buen papel se diluyeron bastante en ese partido. Para el siguiente ante Escocia el equipo se cayó estruendosamente después de ir ganando 2-0 faltando 27 minutos: nos empataron (con la famosa mano de Ronald Valderrama en el área cuando nadie lo marcaba) y chao.

6. Colombia 1 - Chile 2  - Copa América 1987 - 8 de Julio de 1987 - Córdoba (Argentina)


El porqué del optimismo desmesurado de la masa futbolera criolla: había muchas razones para soñar con el título: por segunda vez en la historia la selección llegaba a una semifinal de una Copa América, y esta vez, sustentada por el fútbol de champagne (?) mostrado por el equipo del casi debutante (ya había dirigido la preolímpica para Seúl en Abril de ese año) Pacho Maturana. Teníamos un combazo: El Pibe Valderrama, Bernardo Redín en pleno esplendor, el gran René Higuita, Luis Carlos Perea. 

Pero los del frente no eran mochos: una de las mejores selecciones chilenas de toda la historia lucía al imperial arquero Roberto Rojas, a Fernando Astengo, Ivo Basay, Juan Carlos Letelier. Cualquiera podía ganar, pero nuestro entusiasmo exagerado aportaba la previsible cuota de sal...

Qué pasó: seamos justos: hablamos de bajonazo no porque el equipo haya decepcionado, sino por cómo se dio el partido y lo cerca que estuvimos de llegar a una final que, al verdad, ese equipo merecía. La táctica fue clarísima de ambos lados: nosotros jugando al toque-toque a veces intrascendente en mitad de cancha y soltando hacia adelante cuando podíamos, ellos esperando y jugando al contragolpe. El cero no se quebró en los 90 minutos de un juego intenso, y nos fuimos al tiempo extra. Faltando un minuto para terminar el primer tiempo suplementario creímos verle de cerca la cara a Diosito cuando Redín metió el 1-0 de penal. Yastá, es cuestión de aguantar un tiempito de 15 minuticos nada más... pero no sé como perdimos la puta con-cen-tra-ción: al primer minuto del segundo tiempo suplementario Fernando Astengo nos empacó el empate (mala salida de Higuita), y dos minutos después (!!!) Jaime Vera aprovechó que la defensa de la selección estaba jugando a marcarse entre ellos mismos para meter el 2-1 que no se alteró. Una derrota  de las derrotas más pendejas de la selección.

El post-bajonazo: le ganamos a Argentina 2-1 en el match (?) por el tercer puesto, lo que nos dió otra victoria moral para engrosar nuestras vitrinas virtuales. 

Próxima entrega: Segunda Parte

13 comentarios:

  1. "otra victoria moral para engrosar nuestras vitrinas virtuales": ese es el resumen de la historia del fútbol colombiano, sean clubes o selección

    Master: sería interesante(?) ver lo mismo pero con un Top 10 de clubes colombianos en competencias internacionales

    Como siempre esselente post

    ResponderEliminar
  2. Que jugador Matías (?) Sammer.

    No sé si bajonazos, más bien traer a la realidad a nuestra digna (?) realidad futbolística. ¿Es posible que hay eventos extrafutbolísticos que hayan marcado un bajonazo?

    ResponderEliminar
  3. Excelente post maestro, solo una cosita, la próxima vez que se refiera al GRAN PIPA DE AVILA, por favor pide aplauso de pie.
    Supongo que para la próxima entrega deben estar: Copa América del 89 en Brasil donde llegamos con el pecho hinchado como paloma guarumera,la copa América de Paraguay donde les ganamos a todos en la fase de grupos y nos clavo Chile por un error de marca de Ivan Ramiro,la derrota con Camerún en el 90 ( a estos negros que no los conoce nadie, les ganamos caminando),los Olímpicos de Barcelona y como no EL MUNDIAL DEL 94.
    Si estos no están, puede hacer un bonus track, que cagadas es lo que tenemos para mostrar.

    ResponderEliminar
  4. Gran Post Maestro, me cagué de la risa con el apunte sobre la separación de Yugoslavia, yo si sabía que nos tenían miedo(?)

    ResponderEliminar
  5. La segunda parte se espera con gran ansiedad, sobre todo el capítulo de USA 94, gran cagada de cagadas en donde se abrió de manera desmesurada el optimismo mediante el marketing y merchandising.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, en especial el apoyo audiovisual, que deleite ver a Redín para un pibe (?) como yo!!

    ResponderEliminar
  7. Huele a Londrina para la segunda entrega. Muy buen recopilatorio. Saludos!

    ResponderEliminar
  8. El adjetivo "gran" y el nombre "Higuita" jamas podran ir en la misma oracion. Si hubo un arquero limitados, protegido por un circulo de entrenadores e inflado por la prensa, ese es el "gran" (?) Rene.

    ResponderEliminar
  9. Mandas Huevo en escribir correctamente el nombre (o la sigla) de ese canal de mierd* donde aman a uribe y al verdepan y utlizar un asterisco para referirste al canal del molusco el cual no sera el non plus ultra pero es defendible con ventaja de años luz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con YosoyelCarlos no te metas. No vengas a traer la sucia politica a este espacio informativo y de esparcimiento y al igual que educacional. Andate pal Tiempo o pa otro pasquin, descarado.

      Eliminar
  10. Viendo el video de Col 1 Chi 2 se da uno cuenta de lo troncazo que era Higuita. Esta misma imagen la vi innumerables veces con la Seleccion y los equipos en los que tapo, incluyendo su "exitoso" paso por Europa.

    ResponderEliminar
  11. Terrific work! This is the type of information that are supposed to be shared across the web.
    Disgrace on Google for not positioning this put up higher!
    Come on over and discuss with my website . Thanks =)

    Here is my page ... click here

    ResponderEliminar